AG Online

Mariscos Anamar: el reto de la logística y los perecederos

  • Resumen :

El pasado 9 de Agosto, mientras medio España disfrutaba de unas merecidas vacaciones, vio la luz uno de los 8  E-commerce que vamos a lanzar este año 2018: Mariscos Anamar.

El proyecto, diseñado y conceptualizado para funcionar como canal de venta de la empresa, ha sido desarrollado centrando todos nuestros esfuerzos en 4 ejes principales:

  • La integración con el sistema de negocio actual de la empresa -imperativo si queremos tener éxito-.
  • Un minucioso análisis de sus clientes potenciales que nos ha permitido desarrollar una estrategia de usabilidad y experiencia de usuario diferencial y a medida -obligatorio para vender más y mejor-.
  • El diseño y optimización de los procesos internos de la plataforma, sobre todo a nivel de transporte y logística -vendemos marisco vivo-.
  • Un diseño de arquitectura Web desarrollado y concebido para satisfacer por igual las necesidades de “bots” y humanos. -primeras posiciones sí, pero con coherencia-.

 

Logística y transporte, el talón de Aquiles de la mayoría de los comercios electrónicos.

Si de por sí el proceso logístico y de transporte es un auténtico quebradero de cabeza cuando empiezas a tener un volumen elevado de pedidos, en el caso de la venta de alimentos perecederos a través de Internet el asunto adquiere una complejidad añadida, que si no es bien planificada y gestionada hará literalmente imposible que el negocio alcance los objetivos comerciales.

En este proyecto coexisten 3 factores críticos, propios de este tipo de negocios: producto de valor y estacionalidad, cliente especializado y tasa de servicio óptima – bueno, más que coexistir podríamos decir que unos son el resultado de la suma de los otros -. Por esta razón, el 70% del desarrollo del proyecto ha estado centrado en diseñar un modelo de arquitectura web, usabilidad y logístico vinculados a un plan de transporte que nos permita cumplir con las expectativas y necesidades de los clientes y entregar en 24 horas marisco fresco en cualquier parte de España.

Siempre insisto en que las fases de diseño y planificación de negocio son las más críticas (aunque paradójicamente, a veces son las menos tenidas en cuenta por los clientes) y como ves en este caso, las que vuelven a centrar los esfuerzos más importantes de mi equipo. Un buen estudio previo de mercado, un plan de marketing, SEO, etc. no tendrán ningún valor si el marisco llega muerto o en malas condiciones. Si morimos de éxito gracias a esa campaña viral de marketing que comienza con algo así como un langostino bailando claqué o si por desconocimiento de nuestro E-commerce Manager incumplimos alguna ley del artículo 103 de la Ley General de Consumidores y Usuarios, tus clientes dejarán de comprar en tu tienda. Seguirán haciéndolo, pero en la competencia.

 

Analiza siempre a tu cliente, aprende con él y vencerás.

Aunque todavía hay gente (y peor todavía, profesionales que viven de esto) que piensa que todo el mundo navega como ellos, piensa como ellos y les gusta lo mismo que a ellos, lo cierto es que no. Una cosa es estudiar y aprender las convenciones propias de Internet y otra este mal generalizado que afecta directamente a la tasa de rebote de cualquier comercio electrónico y por ende a su tasa de conversión, convirtiendo proyectos de gran potencial en “cadáveres de Internet” antes de su primer año de vida.

Cuando decidimos abordar un proyecto de venta a través de Internet, donde cada usuario que visita nuestra tienda online tiene un realidad subjetiva y un modelo mental diferenciado, trabajamos un modelo de arquitectura web que nos permita diseñar procesos para que la información se entienda siempre bien. Cada comercio electrónico tiene que transmitir una propuesta de valor única, pero también una identidad propia y un principio de usabilidad adaptado a su cliente objetivo. Imaginemos que todas las tiendas de una calle comercial fuesen iguales, comercializasen lo mismo, tuviesen al mismo dependiente y las mismas ofertas ¿Te animarías a invertir allí?¿Por qué razón crees que tu proyecto tendría más éxito que el resto? Seguramente no invertirías y probablemente tampoco tendrías éxito. Sin embargo, ésta es una práctica muy habitual en Internet.

Si quieres tener éxito vendiendo en Internet, ya sea pescado fresco, zapatillas deportivas o electrodomésticos, mi consejo es que dediques un 80% del esfuerzo al diseño y planificación de tu proyecto y a las estrategias de marketing y publicidad que atraerán a los potenciales compradores y un 20% al desarrollo de la plataforma web. Para nosotros, invertir todos los recursos e ilusión en la plataforma web es un error mayúsculo. Es cierto que es el “único elemento tangible” que obtenemos como subproducto de nuestro trabajo (Y en la mayoría de los casos lo único que el cliente valora), pero es solo eso, un subproducto del trabajo de cualquier empresa que se precie en el mundo del comercio electrónico.

Ha pasado un mes ya desde que abrimos el comercio electrónico de Anamar y en su primer mes de vida podemos decir con orgullo que ya hemos alcanzado su tasa de conversión objetivo para el primer semestre. Y esto, a fin de cuentas, es lo que vale y lo que nos diferencia.

¿Quieres celebrar lo que has aprendido leyendo este artículo degustando unos ricos percebes? Entra aquí www.mariscosanamar.com, te los llevamos a casa en 24 horas 🙂

Álvaro Galán
Director en ÁLVARO GALÁN ONLINE

ESCRIBE UN COMENTARIO